Mírate al espejo y dime lo que ves

En el contexto empresarial, ¿qué crees que es más importante? ¿Lo que dices de ti? ¿O lo que dicen de ti? La consolidación de redes sociales como Instagram han dejado claro que es una mezcla de las dos cosas. Pero herramientas tan importantes para el posicionamiento de una empresa como son Google My Business o las reseñas que pueden dejarse en foros y webs de directorios, prueban que, en gran medida, el éxito empresarial se mide por lo que «alguien como yo» dice de mí o de otros. 

Lo que puedan llegar a opinar sobre tu negocio no lo puedes controlar. Pero sí puedes controlar lo que TÚ quieres decir sobre él. Y no sólo de la empresa en sí, sino de las personas que la componen, ya sea un empresario autónomo o una mediana o gran empresa. Porque al final, la comunicación no entiende de grandes o pequeños, entiende de estrategia. Y toda empresa se merece una estrategia en comunicación. 

Por eso te proponemos el siguiente ejercicio:

  1. Párate a pensar cuál es el valor añadido con el que emprendiste tu negocio o la misión que hace única a tu empresa.
  2. Valora del 1 al 5 (5 como puntuación máxima) cómo crees que se percibe ese valor añadido, tanto externa como internamente.
  3. Si has respondido 4 ó 5, ¡enhorabuena! Seguro que es así, pero sólo por si acaso, contrasta tu opinión con la percepción de un par de clientes, proveedores o empleados.
  4. ¿Has respondido 3 o menos de 3? Tranquilo/a. No es el fin del mundo, es el principio de una nueva etapa en la que puedes apoyarte en la comunicación o reorientar la actual estrategia de comunicación, entre otras cosas.

En muchas ocasiones, la rutina y el gran volumen de trabajo nos alejan de la visión estratégica con la que iniciamos un proyecto. Y no se trata de volver al principio, porque los negocios evolucionan, sino de identificar si el camino actual es el que nos conduce al éxito a largo plazo.

Una comunicación estratégica marca la diferencia en la elección del camino correcto. Es un puente sobre el que tender decisiones empresariales que deriven en una mejor percepción o reputación.

Porque no se trata sólo de hacer las cosas bien, sino de contarlas. Porque todo lo que no se comunica, sencillamente no existe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: